CRÓNICA

Inenarrable. Espectacular. Maravilloso. Épico. Currista. Delicioso. Agónico. Precioso. Hermoso. Sufrido. Betis. Es cierto que jugábamos contra el mejor equipo del mundo. Pero lo que ellos no sabían es que se enfrentaban a la mejor afición del mundo. Y 50.000 almas que no tocaron un balón pudieron contra el mejor, más caro, más profesional y más fuerte y ganador equipo que hay hoy día sobre el universo. Pero no ganamos de cualquier manera, no. Ganamos como sólo puede ganar el Betis. Castigado, desahuciado, mermado. Con la defensa bajo mínimos, Sin Rivas y Lembo y con Melli de lateral izquiero ante las bajas de Óscar López y Luis Fernández, resulta que al cuarto de hora se lesiona Nano. Hay que reconvertir a Melli de nuevo, en esta ocasión de central. Y pasar a Castellini a la izquierda (que con su velocidad punta daba miedo imaginarse que pasaría cuando entrase Wrigth-Phillips). El centro del campo ya estaba mermado con las bajas de Assunçao y M. Ángel, pero Arzu y Rivera era una pareja de garantías, aunque sin recambios en el banquillo. Y en la delantera, que era la úncia zona del campo donde andábamos bien en cuanto a bajas, se ceba la mala suerte otra vez con el Betis. Cae lesionado Oliveira (cuatro meses de baja mínimo -depende de como maneje el bisturí Calero-), y entra Dani. Este es el panorama a mitad de la primera parte. . Una derrota o empate equivaldría a la casi segura eliminación. Desolador. Pero esto es el Betis. Es diferente. Las 50.000 criaturitas no le íbamos a dejar sólo cuando más sufría, no. Si no le dejamos solo en tercera, menos ahora. El infierno verde del R. de Lopera empezó a quemar a los ingleses, y de repente, Capi chulo resucita dando un pase magistral a Edu, que deja pasar torero a Dani, que recibe, aguanta y cruza ante Cech. Ante un portero de 2 metros y un central de 1,90 que pesará el doble que él. Pero marcó él. Marcó el torbellino de Triana. Y nuevamente nos tocaba jugar a nosotros. A las 50.000 almas. Y como si de una tribu india se tratase, el stadio empezó a temblar por el azote de los asientos cada vez que el Chelsea tenía la pelota. No les duraba el balón en los pies. El campo era un infierno. Temblaba, Vibraba. Se estremecía. Hasta en la web del Chelsea no daban crédito a la impresionante presión ambiental que se respiraba en el estadio. Y a todo esto Spiderman Contreras sacaba manos imposibles, Arzu robaba y tocaba como el mejor Xavi, Joaquín corría, defendía, aguantaba la posesión de la pelota y provocaba faltas continuamente, Dani volvía loca a toda la defensa (“vuelve loco a todas las defensas, y la gente se mete contigo…-Nuevo CD-“), Melli y Juanito se multiplicaban en defensa…y Rivera….aaay Rivera. Deben haberle transplantado site u ocho pulmones, porque fue increible lo que corrió. No paró en todo el partido, se comió a Essien y Lampard, robó lo indecible y aguantó, paró la pelota, distribuyó (el pase a Capi que dio origen al primer gol fue suyo), hizo faltas, mandó, protestó y ordenó. Partidazo. Y así hasta el final. Y con siete canteranos sobre el campo. Siete chavalitos de aquí, por los que no ha habido que pagar ni un duro en ningún traspaso. Era el toro más grande que se ha lidiado en esta plaza. Y si ante la vaquilla del Málaga, el Betis pegó la espantá, ayer como Curro Romero, el Betis la ha vuelto a liar, señores, hay quien de más. Por cierto, ayer por primera vez a la finalización del partido no hubo atasco en la Palmera. Nos fuimos todos al cielo.

BIENVENIDOS AL INFIERNO VERDE

GALERÍA DE IMÁGENES

betis_chelsea_13_20071101_1482378004

REACCIONES DEL R.BETIS – CHELSEA 1-11-2005

Programa Al primer toque Onda Cero:

Entrevista a contreras, Juanito y Joaquín. En la tertulia Joan Puig manifiesta que “jamás ha visto un ambiente igual que el que se vivió en el estadio, ni en Anfield”

CHELSEAFC.COM. Alucinados con la atmósfera del estadio

“The referee continued to whistle up various tackles and Chelsea’s players were growing increasingly frustrated. But the Betis fans were up for the match now. (LOS AFICIONADOS DEL BETIS LEVANTARON AL EQUIPO) They’d started with a couple of flares and reams of streamers in Cech’s goalmouth, and waving green seatpads in the air, but now they sang, clapped, drummed, chanted and whistled, and concocted an impressively intimidating atmosphere”.(GRITARON, SILBARON, APORREARON LAS SILLAS, VIBRARON, HICIERON TEMBLAR EL ESTADIO, HACIENDO VIVIR EN EL ESTADIO UNA IMPRESIONANTE E INTIMIDATORIA ATMÓSFERA)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here