LUCAS HAURIE, LA INTELIGENCIA ASINTOMÁTICA

1476

En el panorama de la prensa deportiva sevillana, hay un tenue brillo de luz para la esperanza, que aunque en este caso no es verde, sí que constituye esa excepción que confirma la regla general de memos técnicos de nuestro entorno informativo.

Este es distinto a los demás, se sabe dos palabras más que sus esforzados colegas, y la profesión, lo entroniza como adalid de la opinión clarividente en esta Sevilla huérfana de eruditos en la materia.

Yo sin embargo, soy algo escéptico, no acabo de ver claro que Dios nos haya bendecido para mayor gloria de los portales deportivos locales, con algo así como un Mariano de Cavia, pero de sevillanas maneras, con juicio certero y fluido de la realidad y sobrada audacia para trasladar a la masa, los hilos que mueven en la sombra todo lo que nos rodea sin que nosotros, escuálidos de mente, acertemos siquiera a imaginarlo.

Decía que no termino de verlo, porque aunque el muchacho en cuestión da positivo en todos los test de los tabloides sevillanos, lo que evidenciaría la presencia de vida intelectual, lo cierto es que carece de síntomas, sería, haciendo acopio de los términos que impone la actualidad, algo así como un inteligente asintomático.

A raíz de la última mamarrachada que el consejo del Betis ha cometido con nuestra equipación (que esa es otra), el elemento ha dado en componer una pseudo historia, por medio de la que el Betis vendría a posicionarse en una trinchera política, a través de la supresión de la corona real en la camiseta que por un partido vestirá el equipo.

En medio de la enconada situación general del país, nuestro particular Mariano de Cavia, se arroga todas las competencias del ministerio de decantación política, para ilustrarnos a todos y clarificar de qué parte está el Betis en todo esto. Como si no supiéramos de que parte está él.

Al tipo le da igual que el Betis, como casi todos, ajeno a cualquier cuestión de orden político, se haya volcado en la ayuda contra la epidemia, que el Villamarín haya actuado como centro logístico, que futbolistas de la primera plantilla hayan representado un papel activo en diversas iniciativas, que en definitiva, desde las 13 barras con corona real, haya fluido la solidaridad como en toda España, él, simplemente construye la opción más perjudicial para el Betis, y la eleva a la categoría de verdad absoluta, le da igual jugar con una tensa situación política y sanitaria en la que contamos por muchos miles a nuestros muertos, aprovecha la polarización y el clima de crispación nacional para situar al Betis en una trinchera, porque el juego es situar al Betis dónde crea que peor le puede ir.

Como quiera que el modus operandi se repite ocurra lo que ocurra, piensen en aquella vez, temporada de los 25 puntos, en la que al Betis le dio por ganar un domingo y Lucas urdió y anunció con tono trascendental que sin duda el Betis había comprado el partido, o aquella otra, tras un partido en el que Ruben Castro hizo 3 goles, y tituló su crónica con una antología del desprecio a la honestidad «Ruben maltrata al Valladolid», -y da igual la presunción de inocencia de Ruben, y por supuesto da igual que Ruben fuera absuelto posteriormente, da igual que el Real Betis Balompié escenifique todos los años su cercanía y apoyo a las mujeres maltratadas con diversos actos de homenaje simbólico, da igual tratar un tema tan sensible como ese o como el actual, y da igual todo, porque el modus operandi, como decía, se repite siempre-, uno termina por pensar que o bien es cierto que el demonio está en los detalles, o bien el oráculo sigue, independientemente de cual sea la situación de partida, una línea editorial obsesiva, y que lo hace de forma persistente y determinada con loable fijación, por ridícula que resulte.

Por eso, no es que dude de que en el obtuso cerebro del periodista haya vida, seguramente sea muy inteligente, pero está claro que es asintomático, o quizás no, igual es que simplemente es tonto, y ha cogido un carril.

Compartir
Artículo anteriorLA AFICIÓN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here